El complicado día a día de un subcampeón olímpico

Carlos Vera RehatransCarlos Vera, de 40 años de edad, fue subcampeón paralímpico, con España, en las pasadas Paralimpiadas de Río de Janeiro. Consiguió su medalla jugando con la selección española de baloncesto en silla de ruedas. Comenzó a practicar este deporte, hace ya más de 20 años. En el hospital, en el que se recuperaba del accidente que le dejó, en una silla de ruedas, había un equipo de baloncesto… y decidió apuntarse.

La discapacidad nunca le ha detenido en su afán deportista porque, como él mismo ha declarado en una entrevista realizada a la federación española de deportes de personas con discapacidad física (FEDDF), aparte del baloncesto le gusta nadar, y no descarta otras modalidades como el handbike o la bici adaptada. También contaba que su máxima aspiración en la vida ya la había alcanzado: formar parte de la selección española de Baloncesto. La agencia Efe informa que la selección masculina de baloncesto en silla de ruedas ha sido la primera delegación paralímpica española en llegar a Río de Janeiro para participar en los Juegos Paralímpicos y se concentra en un Centro de Alto Rendimiento donde disputará varios partidos amistosos antes de instalarse en la Villa Paralímpica.Carlos Vera Rehatrans

Su vida en Boadilla

Carlos Vera es economista y trabaja en el Ayuntamiento de Boadilla, una localidad cercana a Madrid. Según ha declarado Vera en alguna entrevista “soy economista, mi principal dedicación es el trabajo que tengo por las mañanas en el consistorio y por las tardes me dedico al baloncesto”. Por su trabajo, Vera tiene que moverse continuamente, donde tiene que enfrentarse a muchas dificultadas a la hora de acceder a establecimientos y edificios “te encuentras infinidad de dificultades cuando vas por la calle y muchas empresas privadas y locales no tienen cuartos de baño adaptados o rampas para acceder a ellos”. Carlos Vera RehatransEso sí, Carlos reconoce que, desde que sufriera su accidente, ya hace dos décadas, las cosas han mejorado “para bien” bastante en España… aunque aún nos quede mucho por avanzar “en Estados Unidos la mentalidad es diferente. No hay muchas personas que aparquen en un aparcamiento de minusválidos sin derecho a aparcar allí. Y, además, todos los cuartos de baños son adaptados, todo el mundo usa el mismo”.

También puede interesarte

-Laila, una historia de superación

-Nevado del Ruiz, y una Historia de discapacidad

REHATRANS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*