Vuelve a la competición tras quedar cuadripléjico

Una cuadriplejía es pérdida de movilidad total en las piernas y parcial en las manos. Éste es el estado en el que quedó el piloto Joan Lascorz, del mundial de Superbikes, tras la caída que sufrió en el año 2012. En el momento del accidente, Lascorz estaba completando un entrenamiento en el circuito de Ímola. A comienzos de este año 2015, tras una dura rehabilitación, el deportista volvió a la competición. Evidentemente, no podía hacerlo sobre una motocicleta… pero lo hizo con un buggie Polaris, coche similar al que pilota su amigo Isidre Esteve, parapléjico a resultas de una caída en moto durante un raid.

Joan Lascorz junto al coche en el que participó en la Baja Aragón

El primer encuentro de Lascorz con su nueva competición fue en marzo de este año… y, su última actuación, hasta ahora, ha sido en la quinta cita del Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno, celebrada en tierras de La Alcarria (Guadalajara). Fue en el pasado mes de septiembre y, en esta ocasión, Joan Lascorz subió al pódium.

Joan Lascorz junto a su mascota, antes del accidente

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Cuando Joan sufrió un grave accidente que le dejó postrado en una silla de ruedas su vida cambió radicalmente… y no sólo en lo referente a su presencia en el mundo de la alta competición, al que regresó casi tres años después subido en un buggie –en lugar de a una moto, cómo solía-. Aquel accidente afectó a toda su vida. Por ejemplo, emprendió la adaptación de su casa a las nuevas circunstancias. Sin embargo, la adaptación de su domicilio no se ha quedado sólo en la adecuación para sus propias necesidades personales. Y el objetivo de Joan es poder compartir esta casa, y todo su entorno, con personas de movilidad reducida, un proyecto en el que está poniendo un gran empeño para convertirlo en realidad.

 

El propio piloto explicaba, hace algunos meses, en una entrevista que concedió a la revista especializada Motorbike Magazine, las actuales circunstancias de su día a día “ahora mi vida es bastante rutinaria. He tenido que aceptar que necesito ayuda para todo; para ,vestirme, para ducharme, para cocinar… por las mañanas viene una chica a ayudarme y por las noches otra. Partiendo de eso, ahora tengo mi coche y voy al gimnasio todos los días donde intento estar lo más fuerte posible. Ocupo gran parte de mi tiempo en los trabajos que estamos realizando para acondicionar esta casa, que es donde vivía antes; un proyecto que me ilusiona mucho porque, más allá de querer volver a vivir cerca de la naturaleza, como siempre he querido, también me ilusiona la idea de poder compartir este espacio con otras personas con movilidad reducida”.

Joan Lascorz recibe el reconocimiento de sus compañeros

Tras el accidente, Joan miro alrededor, desde su silla de ruedas, y se dio cuenta de que había mucha más gente en sus circunstancias… y, casi inmediatamente, se generó en él una gran empatía hacia personas con su mismo problema. De aquel sentimiento nació 17 Foundation, una plataforma para acercar a los lesionados medulares al ámbito rural y a las actividades de aventura.

Pepe Varela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*